Mon, 05/03/2021 - 07:46

Vocación de servicio y compromiso con la seguridad del nuevo Comandante del Grupo Aéreo del Amazonas

Vocación de servicio y compromiso con la seguridad del nuevo Comandante del Grupo Aéreo del Amazonas

El Grupo Aéreo del Amazonas (GAAMA), es una de las Unidades más jóvenes con las que cuenta su Fuerza Aérea Colombiana (FAC), la Base Aérea “Coronel Herbert Boy” fue fundada con la finalidad de proteger y defender la soberanía en la Amazonia colombiana, la cual con tan solo nueve años de antigüedad ha tenido siete comandantes, entre ellos el actual señor Coronel Elkin Darío Osorio Díaz, quien llegó al departamento con toda la disposición para asumir la misión de trabajar por la seguridad del territorio amazonense y sus pobladores.

Elkin desde muy pequeño despertó su pasión por las aeronaves, pues su abuelo fue inspector y jefe de mantenimiento de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), su tío, aunque hoy en día es piloto civil hizo parte del curso 49° de oficiales de la FAC, su padre y otro tío trabajaron en la empresa Aces la cual fue una aerolínea colombiana. Estos hombres se encargaron de despertar en Elkin la pasión por las aeronaves y tener los primeros acercamientos con la institución. Sin embargo, Osorio oriundo de Bogotá, Cundinamarca, decidió servirle a la patria y prestar servicio militar en 1991, convirtiéndose en soldado del primer contingente del Ejército Nacional, en el Batallón de Infantería N° 37 Guardia Presidencial. Desde ese entonces se dio cuenta de que quería ser militar y concluyó presentarse a la FAC, donde “por decisión celestial logró incorporarse como oficial”. Cabe agregar que lo más importante de esto, es que hoy en día la Fuerza cuenta con un excelente oficial, pues después de más de 25 años perteneciendo a la institución, el Coronel afirma su opinión de que “ser militar es tener vocación de servicio”, expresa que ama la institución, que le gusta servir y piensa que desde la gloriosa Fuerza Aérea lo puede hacer.

Se graduó como subteniente y Administrador Aeronáutico quien hoy en día cuenta con especialización en Comando y Estado mayor. Inició su carrera como piloto de C-212 asignado al Comando Aéreo de Transporte Militar, posteriormente, fue destinado al CACOM-2, donde voló las aeronaves C-212 y AT-27, después fue traslado a CACOM-6 logrando volar SA2-37B, luego a CACOM-2 donde voló y fue instructor de SA2-37B. Después de esto, fue trasladado a JIN, allí consiguió volar y ser instructor del equipo SK-300/350, de ahí fue trasladado a SATENA donde voló ATR-42/72 y regresó a CACOM- 6 a volar C-208B, su último equipo de vuelo fueron las aeronaves ATR-42/72 y ERJ-135 Iegacy. Ha trabajado y se ha desempeñado en otros cargos como segundo comandante del Comando Aéreo de Transporte Militar, como jefe de Centro Operaciones Aéreas, jefe Sección Comando y Control, director de aeronaves remotamente tripuladas, comandante de batalla y comandante del grupo de inteligencia en CACOM- 6. Por lo anterior, y con gran orgullo Elkin dice que “son muchas las oportunidades que alguien puede tener en la FAC, pues, uno de los sueños que él tenía era volar, ser piloto, y gracias a la Fuerza Aérea consiguió cumplirlo, logró pilotar varias aeronaves hacer vuelos internacionales, lo cual, ha sido lo más significativo en su vida”.

Su familia se encuentra conformada por su esposa, sus dos queridas hijas y su hijo mayor, Elkin siempre ha contado con el apoyo de ellos, para él la familia es un pilar fundamental, pues son ellos quienes lo han acompañado, han estado donde él ha estado y han ido a donde a Elkin lo han designado por órdenes del alto mando. “Ser militar y ser papá es difícil porque son dos escenarios diferentes, hay que saber manejar el tiempo, estar en la capacidad de dedicarle tiempo al trabajo y a la familia,”. Sin embargo, y ante la complejidad Elkin tiene claro que sus hijos lo ven como un padre cariñoso, amoroso, que busca enseñarles con el ejemplo, que siempre mantiene la cordura y es exigente porque quiere que ellos sean mejor que él. “Como guía de su familia ha tratado de inculcar buenos valores, como el amor, la integridad y la unión aun sabiendo que también cuentan con Dios dirigiendo su hogar” expresó Osorio.

Con la fe puesta en Dios, el señor coronel Osorio llegó trasladado al Grupo Aéreo del Amazonas con toda la disposición de trabajar y poner en marchas sus objetivos y lineamientos basados en las políticas de su comando para la Unidad, sobre los cuales pretende “cumplir con seguridad la misión institucional, desarrollar operaciones militares de manera conjunta coordinada e interagencial y aportar al desarrollo de la región, debido a que el Amazonas es un departamento que tiene bastantes necesidades básicas insatisfechas y él como comandante dice que en lo que el GAAMA pueda aportar lo hará sin duda alguna, pues la FAC siempre estará dispuesta a contribuir con el desarrollo del país y ahora en este departamento como área de responsabilidad de la Unidad.

El Coronel Osorio, considera que cuenta con un excelente personal, íntegro y muy joven, por ende, aclara que “hay que saber liderarlo, es un personal que necesita guía y que debe ser orientado con el ejemplo, es importante también brindarles buenos consejos y gracias a la experiencia que él ha vivido y el conocimiento que tiene puede hacerlo”.

Con gran nostalgia Elkin contó que “de niño él visitaba el Amazonas porque su papá trabajó en el departamento, recorría las calles, paseaba por todo el municipio y nunca pensó que fuera a ser el séptimo comandante de una Unidad Aérea. Para él, el departamento es un lugar maravilloso en el cual hay mucho por hacer, por tal motivo, en la Unidad también habrá trabajo. Y lo importante de esto, es que se podrá contribuir de manera significativa, aportando un grano de arena, haciéndole ver a la población que el personal de la Fuerza Aérea está presente para servir, pues el GAAMA apoyará en lo que más se pueda siguiendo las políticas del comandante, sin salirse del marco de lo ordenado, ayudando a la población, al Gobierno Nacional y protegiendo los recursos naturales”. Estar aquí es una gran manera de servirle al país, independientemente del cuerpo o especialidad que sea, pues para ejemplarizar la situación “siempre que vuela una aeronave no es solo el piloto que va ahí, sino toda una fuerza que está trabajando para que esa aeronave cumpla una misión en pro de los intereses de una nación, del pueblo colombiano y el desarrollo. La vocación de servicio, la abnegación, la disciplina, el sentido de pertenecía, amor por la patria y por la institución son las cualidades que debe tener un miembro digno de pertenecer a la gloriosa Fuerza Aérea Colombiana” expresó el Coronel Osorio.

Para Elkin sus políticas de comando son Dios, familia y trabajo, habla de Dios porque hay que tener un temor hacia un ser superior y por ende hay que hacer las cosas bien, la familia es fundamental para estar tranquilos y el trabajo en especial el de un militar es muy importante porque con este se está ayudando y beneficiando a otras personas, se trabaja con fines colectivos y no individuales, estos tres factores deben mantener un equilibro. “Si me siento bien espiritualmente, si mi familia está bien, esa persona va a tener un buen rendimiento en su trabajo, tal es el caso de mis subalternos si se desempeñan bien en los tres aspectos tendré a una persona equilibrada que va a dar lo mejor de sí para con Dios, su familia y la institución” aclaró Elkin.

Compartelo en:
advertising